le temps détruit tout

Si hubiese que empezar de algún modo, que sea por el final. Que la muerte se cumpla como un teorema. Y que lo cotidiano sea nuestro manantial de sorpresas y nuestra sal de felicidad. Solo entonces puede que se halle un sentido en lo que habrá de ser por siempre irreversible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s