de un comentario anónimo a las Confesiones de San Agustín

“[…] Perder el cuerpo era para los antiguos uno de los dones de la muerte. Perder la memoria, el otro. Sin bien está escrito que habrá el día en que hemos de resucitar en la carne para rememorar aquello que hemos sido. Pero la sabiduría de Dios es insondable.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s