final de una burbuja de otoño

Lo cierto es que uno ejerce milagros cotidianamente. Pero no reside en ello la magia sino en quien posee la mirada preparada para descubrirlos: infinidad de mundos hay que nacen y que mueren en un solo día sin que nadie nunca haya sabido habitarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s