la última palabra

Lo imposible de nombrar es siempre aquello que uno ama más que ninguna otra cosa: tuve que aceptar esta paradoja antes que nada a fin de dedicarme a escribir sin culpa. Hay muchas maravillas que las palabras alcanzan a representar a veces con la misma ilusoria fantasía con que un mago hace florecer palomas en el hueco de su mano. Pero ninguna hay que pueda demostrar el milagro. Y a medida que pasa el tiempo, y que nuestra amistad envejece, me resulta cada vez más difícil escribirte hasta una simple dedicatoria que me sea al menos fiel. Sé que llegará el día en que, sobrepasado ya por este milagro (que ha sido secreto y que ha sido sin término lo mismo que un juego que se pacta en la infancia), me quedaré sin palabras. Entonces será el gran día en que aquella paradoja quedará al fin resuelta: no habrá ya más nada que decir entre nosotros porque al fin lo sabremos todo.
Feliz cumple, Ferni!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s