por eso es que inventamos el mundo de lo cotidiano

Muy pronto la razón hubo de hallar en la violencia de la vida una objeción contra la vida misma. Y quiso de inmediato reparar aquel vicio normativo aplicando la ortopedia del método: desde entonces la vida ha pasado a ser un teorema que solamente se demuestra por reducción al absurdo.

Si bien tampoco la pasión supo empujar su rebeldía mucho más lejos: en disputa con la razón por la conquista de sus privilegios pretendió ocultar el acceso a la vida con el velo del misterio. Y a la llave de esa entrada la denominó con un equívoco nombre: amor. Desde entonces la vida ha pasado a ser también una implacable telaraña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s