viderunt omnes


Beethoven no es ya más que el nombre con que bautizaron a un San Bernardo. Mozart: una afamada marca de chocolates. Y Bach suena cada vez que un celular insiste en cualquier parte. Como sea: puedo seguir acumulando ejemplos hasta aburrirme. A nadie asustan ya esta clase de miserias. Han metido putas a Eleusis -había lamentado Ezra Pound en sus tristes días de insomnio: nosotros aprendimos a superar sin culpa su descorazonamiento. Pero enciendo mi MP4. Y veo que comienza Viderunt Omnes de Perotin. Entonces me sumerjo de nuevo en el ruido del mundo urbano. Sonriendo en secreto, como quien lleva oculta una bomba en el pecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s