figura ecuestre


Llevaba tanto tiempo cabalgando, y la llanura era tan vasta, que la hierba había empezado a brotar por entre los agujeros del poncho, en su regazo una loba amamantaba a sus cachorros, los cuales se entretenían con la maraña de su barba, sembrada de abrojos y de telarañas, las hormigas fundaban colonias en la curvatura de su espalda y, en el hueco de su sombrero, una familia de buitres, harta de trazar círculos de muerte en torno a su sombra, había plantado su nido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s