omphalos



Llega la temporada de elecciones. Y entonces El Político, ese demiurgo por siempre ocupado en la ferviente contemplación del hueco de su ombligo, levanta la cabeza un instante, como si despertara de una larga hibernación o de un largo coma, y decreta: Estamos creando un nuevo espacio y una nueva historia.

Y así los hombres, sabedores de que todo está inventado ya desde hace tiempo, volvemos a creer en ellos.

¡Qué deliciosa es la embriaguez del espíritu democrático!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s