el tío que podía recordar sus vidas pasadas

No es quizá una de las mejores películas que he visto, pero sí es una de las que más me ha desconcertado. No carece de poesía ni de esa extrañeza que se nos hizo tan familiar con las novelas del realismo mágico. Pero más allá de esto, Uncle Boonmee who can recall his past lives es para mí un ejercicio de empujar al extremo aquello que Foucault llamó la función del autor: el principio unificador de una materia discursiva que de otro modo sería quizá fragmento, borrador provisional o desecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s