el secreto de Salem’s Lot

Más que un relato, Salem’s Lot de Stephen King es el recuerdo de mi viejo hablando de la novela con devoción. Desde entonces (tendría siete u ocho años por esos días) me la pasé buscando ese libro que mi viejo juraba haber conservado pero que yo jamás pude hallar en su biblioteca. Durante mucho tiempo soñé que lo encontraba revisando las cajas del desván, entre las bolsas de mocasines gastados, las pilas de revistas Anteojito y los parlantes del tocadiscos Winco. Hasta que por fin me topé con él hace unos meses, en una librería de usados sobre Avenida de Mayo. Una preciosa edición en inglés del año 76, con la cara de una muchacha grabada en relieve sobre la tapa negra y una gota de sangre asomando a la comisura de su boca. Así me pasé el verano, leyéndolo a escondidas, igual que un nenito de siete u ocho años que espera la siesta para revisar la biblioteca de su padre porque cree esos libros no le están permitidos. Y bien se sabe que no hay mayor deleite en este mundo que aquello que nos está prohibido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s