infidelidad


La época: el fin de la guerra fría. La geografía: Europa dividida por la cortina de hierro. Los protagonistas: viejos espías a punto de jubilarse. La trama ya fue contada millones de veces: para qué relatarla de nuevo. De hecho, los mismos personajes se cansaron de repetirla. Porque el mundo en el que viven es ya un territorio crepuscular, en el que la diferencia entre los bandos se han difuminado y de la antigua lealtad no queda más que una mera liturgia burocrática. De allí que se componga un relato con detritos a la manera de esos seres decrépitos de Beckett a los que no les queda mucho: quizá alguna vieja grabación, alguna que otra carpeta llena de papeles amarillos, y unas cuantas palabras que ya no saben serles fieles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s