elefantes

http://www.listal.com/viewimage/3679971

No es novedad hoy en día que Dios no existe. Pero quitemos al niñito de La profecía su filiación diabólica y descubriremos que, paradójicamente, la ecuación acerca del origen del mal permanece aún sin resolverse. We need to talk about Kevin lo demuestra con maestría. Hay cosas de las que no se suele hablar por vergüenza, o por ignorancia, o porque simplemente no hay necesidad de mencionarlas. Pero hay otras cosas que se repiten demasiado y, sin embargo, se las oye muy tarde, cuando las explicaciones sobran. Como ahora, por ejemplo, cuando lo real se empeña en imitar la ficción y la sangre derramada no es de utilería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s