sinfonietta o mis últimos días en 1Q84

 
 
 
 
En estos días, mientras estoy a la espera de rendir mi último examen -parece lejana la hora de sentarme a escribir sin tener que andar arrastrando muertos de 2Q12-, leo el segundo tomo de 1Q84. Murakami es un autor que en sus mejores rachas me recuerda a David Lynch. Sin embargo, este sentimiento ha venido decayendo al punto de tener que obligarme a no abandonar el libro. No dudo que me esperan algunas delicias, pero temo que, en lo que resta, sean pocas. Ya me tomaré el tiempo de escribir con más detalle sobre estas impresiones. 
 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s