esa letrina llamada kafka

Gregorio Samsa consigue por fin levantarse de su cama y relata el drama de su vida en los noticieros. Muy pronto, su caso se hace célebre y gana el favor del público. Encuentra benefactores que le envían camionadas de alimento vencido. Gracias a una colecta pública, logra hacerse extirpar la manzana que llevaba incrustada en su caparazón. Arrepentido, su padre le pide disculpas durante una emisión en vivo. Su madre y su hermana lo abrazan por primera vez desde aquella mañana en que sucedió su transformación. De este modo, Gregorio Samsa se convierte en el favorito del público. No resulta raro verlo cada tanto como invitado en el panel de algún programa de opinión. Sin embargo, a pesar de que no parece cansarse nunca de aclararlo en todos los medios, todavía queda algún desprevenido que lo sigue confundiendo con ese tal Kafka, conocido por un cuento mal llamado La metamorfosis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s