Interstellar o el salto místico

Volví a ver Interstellar y comprobé una vez más que las películas de Nolan están hechas para mirarse dos veces. Todo lo que se cuenta antes del viaje (que me había parecido algo secundario) asumió importancia. Y el viaje en sí (que en su momento me había maravillado e incluso mareado con su modelo cuántico) se mostró como la excusa para contar la verdadera historia. En Memento se nos habla de las paradojas de la memoria; en The Prestige, de las de la ilusión; en Inception, de las del sueño. En Interstellar, a primera vista, se nos cuentan las paradojas del tiempo. Sin embargo, una segunda ojeada nos revela un relato más profundo: las paradojas de lo humano. No se salva aquel que intenta sobrevivir por su cuenta sino quien busca salvar a todos. Y no basta con el saber para ser salvado: lo que nutre y hace efectivo ese saber es el amor. El corazón tiene razones que la razón no entiende, parece que nos quisiera decir Nolan esta vez. Y después de Memento, de The Prestige y de Inception -grandiosa trilogía dedicada a la razón- con Interstellar nos propone un salto cuántico que representa, al mismo tiempo, un salto místico.

El poster es obra del artista Edgar Ascensao y está disponible en: http://edgarascensao.deviantart.com/art/INTERSTELLAR-Variant-2-495610617

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s