nada de lo humano

Alien: Covenant funciona como un enlace entre el mundo de Prometheus (2012) y Alien (1979). Consigue resolver con gran ingenio muchas de las incógnitas que ambas películas (y sobre todo la película de 2012) habían introducido. El resultado es la expansión de un universo en el que sigue prevaleciendo la regla establecida por el film de 1979. Es decir, a diferencia de lo postulado por la continuación de James Cameron en Aliens (1986), que consistía en “armas más grandes frente a bichos más grandes” (mudando así este mundo del género del terror al de la acción), Covenant devuelve a los humanos a la indefensión más absoluta frente a la inmensidad del universo. Y la expansión de ese mundo implica, por lo tanto, que lo alienígena (entendido como lo extraño y, por ende, lo peligroso) sea no sólo lo xenomórfico sino también lo tecnológico: aquello que el propio humano crea con el afán de protegerse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s